La inclusión productiva de las mujeres es motor para superación de pobreza: Susana Correa

Prosperidad Social reconoce que 2020 es un año decisivo para la promoción de la igualdad de género en el mundo. La entidad fortalece sus acciones para reducir la desigualdad económica y sus efectos en la pobreza del país. Esto está representado en el diseño de sus rutas integrales, en las acciones permanentes y en sus liderazgos.

Los programas de inclusión productiva de la entidad acompañaron en 2019 a más de 62.000 mujeres. La inversión dedicada estuvo por encima de los $125.000 millones distribuida en cinco programas: Familias en su tierra, IRACA, Mi Negocio, Emprendimiento Colectivo y la Red de Seguridad Alimentaria (ReSA).

“La inclusión social y productiva de las mujeres es un motor para la superación de la pobreza”, dijo Susana Correa, directora general de Prosperidad Social.

En conjunto, estos programas acompañaron casi 70.000 hogares: más de 110.000 personas, de las cuales cerca del 57 por ciento son mujeres. Las mujeres son el 88 por ciento (2.023.295), de los más de 2,3 millones de titulares del programa, en el que el año pasado se invirtieron $1,6 billones.

La inclusión productiva de las mujeres es motor para superación de pobreza: directora de Prosperidad Social

La inversión, además de las transferencias condicionadas, se refleja en formación de liderazgos comunitarios enfocados en la mujer con oportunidades para la creación y fortalecimiento de nuevas relaciones sociales entre mujeres y creación de redes de apoyo.

ONU Mujeres enfatiza en los retos por la igualdad económica. “Las mujeres y las niñas dedican tres veces más de tiempo y energía que los hombres y los niños a ocuparse de las tareas del hogar. Esto no les permite tener las mismas oportunidades en la educación, el mercado laboral y el poder adquisitivo. Es un motor generador de pobreza”, declaró Phumzile Mlambo-Ngcuka, directora ejecutiva de la Organización de Naciones Unidas.

La estrategia de Prosperidad Social está alineada con el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Son retos con particular tono en cuanto a la relación entre sexo y pobreza. “El 21,7 por ciento de las personas que pertenecían a un hogar cuya jefatura era femenina eran pobres multidimensionalmente; mientras que era el 18,5 por ciento de las personas que pertenecían a hogares con jefatura masculina”, expresó Correa.

(Comunicaciones Prosperidad Social)

GacetaRegional

Medio de comunicación digital del Nororiente Colombiano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *