“No hubo afectación de acueductos veredales por atentado al Caño Limón”: director de Corponor

Gregorio Angarita Lamk, director de Corponor, tras rechazar el atentado al oleoducto Caño Limón Coveñas del cual fue objeto esta semana en Teorama, aseguró a los medios de comunicación regionales que ninguno de los acueductos veredales que se surten de las aguas del río Catatumbo se ha visto afectado por las trazas de crudo.

Sin embargo, recomendó a las comunidades aledañas a la quebrada La Llana, donde drenó el crudo tras la detonación, abstenerse de ir al sitio porque podrían inhalar estos gases o sin quererlo provocar alguna llama que pueda empeorar la situación.

Precisó el funcionario que desde el momento en que se presentó el hecho, Ecopetrol activó el plan de contingencia y trabaja de la mano con la Unidad de Gestión del Riesgo de Teorama, Corponor y Ministerio del Ambiente, así como con las autoridades militares y de policía para asegurar la zona y se pueda proceder a que ingresen los técnicos a reparar el tubo.

Es el atentado número siete al oleoducto Caño Limón Coveñas desde que comenzó 2019.

“Realizamos un sobrevuelo y podemos aseverar que las diferentes barreras colocadas en los puntos de control han logrado contener el crudo y no ha pasado del corregimiento de La Gabarra, municipio de Tibú. Por esta razón se espera que las trazas no vayan a llegar a territorio venezolano”.

Asimismo, ‘Goyo’ Angarita destacó que se realizarán tomas de muestras para analizarlas y garantizar el estado y la calidad del agua del río Catatumbo.

No obstante, afirmó que “el impacto  del atentado sobre la quebrada La Llana es inmenso, desde el punto de detonación hasta la quebrada. Seguiremos trabajando con Ecopetrol y MinAmbiente en la zona hasta que los técnicos lleguen al sitio.

Sobre las afectaciones en la producción de cultivos de pancoger y ganadería,  tendrá que hacerse un balance posterior, puesto que este momento lo más importante es contener y recoger el crudo del agua. Tampoco se ha cuantificado la cantidad de barriles de petróleo, pero es menor debido a que el oleoducto no estaba bombeando porque se encontraba en reparaciones.

Ecopetrol ha contado on el apoyo de militares y policías, hay dificultades para acceder. Han pasado varias horas para llegar al punto de la detonación.

Por su parte, Martín Galvis, jefe del Departamento de Entorno Catatumbo-Arauca de Ecopetrol, explicó a los periodistas que la empresa rechaza de manera firme estos atentados que afectan a las comunidades ribereñas, al  ambiente y a la infraestructura de la petrolera.

“Apenas conocimos el hecho, se activó el plan de contingencia en tres puntos de control alterno y uno permanente que es en La Gabarra (Tibú). Se colocaron  1.620 metros lineales de barreras para contener el crudo del río Catatumbo y alrededor de 120 personas de la zona trabajan en la recuperación ambiental del sector”, aseguró.

El funcionario destacó el apoyo del comandante de la Fuerza de Tarea Vulcano en la zona que les ha permitido ir asegurando el lugar para que puedan ingresar a las labores de limpieza del crudo. La cuadrilla de técnicos de Ecopetrol aún no ha podido ingresar a reparar el tubo.

Lamentó el funcionario que una perrita entrenada del Ejército que acompañaba las labores en la zona, pisó una mina quiebrapatas y murió. “Eso implica que debemos tomar todas las medidas de control necesarias para garantizar la seguridad de las personas que nos colaboran en el proceso”, concluyó Galvis.

 

GacetaRegional

Medio de comunicación impreso y digital del Nororiente Colombiano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: