Pamploneses exigieron derecho a la salud

Se desarrolló este jueves 28 de septiembre en Pamplona una multitudinaria marcha, que comenzó en el Parque Águeda Gallardo de Pamplona, continuó hasta el Hospital San Juan de Dios y prosiguió hasta la Clínica de Pamplona para culminar el recorrido en la calle Real, centenares de pamploneses de todas las edades exigieron los recursos para los dos principales centros hospitalarios de la Ciudad Mitrada que enfrentan una grave crisis financiera.

Más de 40 organizaciones se unieron a este clamor, la cual estuvo liderada por sindicatos de diversas instituciones, quienes sumaron voluntades para protestar por el cierre de las urgencias de la Clínica Pamplona decretado el 23 de septiembre por los directivos, ante la renuncia masiva de médicos por el no pago de sus salarios durante varias quincenas consecutivas.

Este hecho agravó la crisis que ya enfrentaba el sector en esta ciudad, desde que en junio pasado la Superintendencia de Salud determinó que la ESE Hospital San Juan de Dios de Pamplona estaba en alto riesgo financiero por lo tuvo que someterse a un recorte de personal, especialmente de OPS, que puede alcanzar el 35 por ciento, sostuvo el director científico de la entidad, Juan Carlos Buitrago.

Este panorama no va a cambiar a corto plazo, porque el Hospital entró en un Programa de Saneamiento Fiscal y Financiero hasta el año 2022, mientras ‘ponen en orden la casa’. Las consecuencias para los afiliados al régimen contributivo y subsidiado en salud son graves. En el Hospital cerraron  los servicios de medicina especializada en pediatría, medicina interna, ginecología y cirugía general. Aunque la ESE, haciendo convenios, anunció que los abrirá el próximo 1 de octubre.

Sin embargo, los 21.000 afiliados a Medimás en Pamplona -EPS que remplazó a Cafesalud-,  eran atendidos en la Clínica Pamplona, pero en este momento no tienen ninguna alternativa, puesto que la nueva entidad no tiene convenio con el Hospital; allí solo atienden urgencias vitales, pero como no hay cirujano,  quienes requieren servicios de tercer nivel deben ser remitidos a Cúcuta o Bucaramanga, con el consecuente incremento en los costos para los pacientes.

S.O.S. al nivel central

El objetivo de la marcha era congregar a los habitantes de la ciudad a que conocieran las medidas a tomar, tal como la acción de tutela emitida al Ministerio de Salud, a la Superintendencia de Salud, Gobernación de Norte de Santander, Instituto Departamental de Salud, y organismos competentes, para que presionen el pago de más de $11.000 millones que le adeudan las EPS al Hospital San Juan de Dios, y más de $2.000 millones a la Clínica Pamplona, y poder superar la difícil coyuntura.

La situación más angustiante para la población en general, es que están expuestos a virus que involucran enfermedades respiratorias, especialmente  a niños y adultos mayores, debido a las bajas temperaturas que caracterizan a la Ciudad de la Neblina. En las dos últimas semanas las redes sociales prendieron las alarmas ante la sospecha de que se hubiera presentado un caso positivo de virus  H1N1 o H2N3, para cuyo tratamiento no está preparada la ciudad. Por fortuna, se confirmó que no existe esta enfermedad en la zona, pero hay que tomar medidas de prevención por una virosis altamente contagiosa que involucra los bronquios.

La población estudiantil universitaria también se unió a la marcha porque ellos son usuarios de los servicios de ambas instituciones cuando presenta problemas de salud.

Cabe destacar el comportamiento cívico de la población pamplonesa. Adultos mayores, madres comunitarias, familias con sus hijos pequeños y hasta mascotas, trabajadores de la construcción y todo el comercio organizado y ambulante de Pamplona se unieron a la protesta, porque es la salud de todos.

Como no podía faltar la nota jocosa en medio de un problema tan serio, un grupo de hombres y mujeres encabezaron la marcha con un ataúd, donde yacía “La salud de Pamplona”, mientras  que una mujer lloraba, otra vestida de muerte, reía a carcajadas buscando más incautos. Consignas contra la corrupción, la politiquería y la indiferencia del pueblo, marcaron el recorrido, para exigir  un derecho esencial: el derecho a la vida.

GacetaRegional

Medio de comunicación digital del Nororiente Colombiano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido !!