Presencia necesaria

Por: Gonzalo Oliveros Navarro

Ha informado el señor Alcalde de Cali la disposición de su gobierno de incorporar personal de salud venezolano –con la correspondiente convalidación- a la atención de pacientes de esa ciudad, consecuencia de la pandemia que a la misma afecta. Todos los talentos que puedan ser utilizados para ayudar a superar la situación por la que atraviesa Colombia son, sin duda, necesarios. 

En Colombia se encuentran residenciados un importante número de profesionales de mi país.  Por lo que se refiere a quienes están vinculados al campo de la salud,  hace casi tres años propusimos que se implementara una normativa que permitiere su incorporación a la atención de migrantes venezolanos, tal como el gobierno de Colombia,  lo hizo respecto de los Cascos Blancos argentinos. 

Estos, sin necesidad de estudios de convalidación, atendieron en Cúcuta a población venezolana. El estado colombiano daba por buena la información que, respecto de la competencia de los mismos, le suministraba Argentina. La relación entre el Presidente Guaidó y el Presidente Duque debió facilitar ese cometido, lamentablemente no ocurrió, quizás por el interés contrario de algunas instituciones,  conforme en alguna intervención lo reconociere el doctor Felipe Muñoz antes de incorporarse a las funciones internacionales en el Banco Interamericano de Desarrollo.

Venezuela invirtió ingentes cantidades de dinero en la formación de profesional calificado, una parte del cual se encuentra en Colombia en actividades ajenas a su profesión, consecuencia de la imposibilidad de acceder al sistema de convalidación de estudios. Ese personal se encuentra a disposición del país de acogida para ayudarlo en la medida de sus posibilidades, correspondiendo por tanto a las autoridades el que ello sea posible, lo cual, implicaría –seguro estoy- algún ajuste normativo.

 Quien estudió para médico –a título de ejemplo- sirve mejor a Colombia y le colabora más a su familia, si puede trabajar en el ejercicio de su profesión que como mesero en restaurantes. Esa es una realidad indudable, mucho más en una circunstancia país como la que todos estamos atravesando.

Bienvenida la decisión del señor Alcalde de Cali; los venezolanos que en Colombia nos encontramos, independientemente de la profesión que tengamos, estamos dispuestos a poner en beneficio de nuestro país de acogida los   conocimientos adquiridos, solo falta que se nos permita hacerlo.

Esperemos que el paso adelante que el señor Alcalde ha dado sea replicado por otros en cualquier parte de Colombia. Donde un profesional preparado se requiera, allí siempre estará dispuesto a concurrir uno cualquiera de los venezolanos que aquí ha sido recibido. 

GacetaRegional

Medio de comunicación digital del Nororiente Colombiano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido !!