“Proyecto minero (Minesa) sí afectará agua de Bucaramanga”: Alcaldía

Para la Alcaldía de Bucaramanga, la ejecución del proyecto minero en Soto Norte sí traerá afectaciones en el Páramo de Santurbán y el agua de la ciudad. Así lo sustentan en el primer informe de observaciones al Estudio de Impacto Ambiental (EIA) para el Proyecto de Explotación de Minerales Auroargentiferos Soto Norte.

En el estudio participaron la Administración Municipal, el Acueducto Metropolitano de Bucaramanga, amb, y el Área Metropolitana de Bucaramanga, AMB, y la Alcaldía de California.

De acuerdo con Carlos Sotomonte, asesor de temas ambientales de la Alcaldía de Bucaramanga, el informe es un análisis de los elementos y riesgos insubsanables que tiene el proyecto.

“Dentro de los hallazgos que arrojó el informe denota que Bucaramanga no está desconectado hídricamente del proyecto Soto Norte. Minesa ha venido diciendo que hay un basamento cristalino; es decir, una roca que no permite la filtración del agua, que la zona del proyecto está aislada y no afecta las aguas del Acueducto Metropolitano de Bucaramanga. Eso es un cuentazo”, aseguró Sotomonte.

Según el funcionario, en un análisis isotópico, realizado por el geólogo Luis Eduardo Toro, se ratificó que sí existen conexiones entre las aguas impactadas por el proyecto y las que van al río Suratá, que abastece al amb, el cual se verá gravemente afectado por la minería.

Desabastecimiento de agua

Pero estos impactos le pasarán factura al agua de la capital santandereana. De acuerdo con el informe presentado por el alcalde, Juan Carlos Cárdenas, en el futuro habría un desabastecimiento hídrico para la región.

Y es que, según el Estudio Nacional de Aguas de 2018, Bucaramanga se encuentra en un estado crítico de desabastecimiento hídrico; es decir, que la cantidad de agua que aportan los ríos están al límite que demanda los ciudadanos y actividades productivas.

Entonces, como indican los expertos en el informe, al existir una conexión en las aguas impactadas en el proyecto con las que se surte la ciudad, sí se afectaría el líquido para los más de 1’200.000 habitantes.

Otra de las afectaciones que traería el proyecto minero, según reveló el informe, es a la flora y fauna que está en el Páramo de Santurbán. Este lugar cuenta con más de 450 tipos de especies de flora y 290 de fauna, en su gran mayoría endémicas, por lo cual es imposible que se desarrollen en otro ecosistema.

Según el primer informe de observaciones al EIA para el Proyecto de Explotación de Minerales Auroargentiferos Soto Norte, su ejecución impactaría a 60 tipos de especies de flora y fauna. “Estamos hablando de una afectación a la biodiversidad”, dice Sotomonte.

Pero sumado a lo anterior, para el asesor ambiental, ni lo económico compensaría todo el daño que tendría la minería en Soto Norte.

“Tampoco nos vamos a volver ricos. No hemos intentado hacer un análisis de que, si nos dan más dinero, porque nada responde al impacto ambiental. El informe dice que entre 10 y 15 mil millones de pesos le llegarían anualmente a Santander en regalías; digamos que fueran 20 mil millones, dividido en los dos millones de habitantes serían 10.000 pesos al año, aproximadamente. Ni siquiera así es significativo para la economía regional. Pero si se hace el proyecto y nos quedamos sin agua, tendríamos que ejecutar un nuevo proyecto, que costaría 200 millones de dólares, y de dónde lo sacaremos”, puntualiza Sotomonte.

Minesa por el momento no hará ningún pronunciamiento, pues se encuentra revisando el documento.

Por su parte, Erwing Rodriguez-Salah, accionante de la Sentencia T3-61 y ambientalista, asegura que en el ‘conflicto ambiental-minero’ que se ha suscitado alrededor de Santurbán se ha demostrado que los proyectos megamineros que, aunque queden ubicados por fuera de la nueva delimitación del Páramo de Santurbán, quedan ubicados por encima de las bocatomas del acueducto metropolitano son inviables e indefendibles desde todo punto de vista empezando por el legal.

“Así como tuvimos que pedir la protección de nuestros derechos vulnerados en el proceso de la delimitación de Santurbán de la Resolución 2090 (2014), acudiremos a los estrados judiciales, si se llegan a otorgar licencias para la explotación minera por encima de las bocatomas de nuestro acueducto”, puntualizó Rodríguez-Salah.

Cátedra del agua

Basado en el informe anteriormente expuesto y con el objetivo de construir acciones de socialización con la comunidad se diseñó la Cátedra del agua.

A través de este documento, de manera pedagógica y técnica, se pretenden explicar los hallazgos que sustentan por qué no se debe ejecutar este megaproyecto en Soto Norte. “Con el documento queremos abrir ese gran debate de discusión donde explicamos por qué rechazamos de manera enérgica y categórica el proyecto minero”, reiteró Cárdenas.

(Tomado de Vanguardia.com)

GacetaRegional

Medio de comunicación impreso y digital del Nororiente Colombiano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: