XISMA. Fútbol, halcones y palomas

Por: Benjamín Alexis Garavito Linares*               

Tamim ibn Hamad Al Thani, o Tamim I de Catar, es el líder supremo y absoluto de su reino, tiene 42 años y está a cargo desde el año 2013, luego que su padre, abdicara el trono a su favor. Con ocasión de la ceremonia inaugural del mundial de fútbol, el domingo pasado, afirmó que, aunque reconocía que sus súbditos, ciudadanos extranjeros que viven en Catar y él son diferentes en muchos aspectos a quienes ahora los visitan y asisten a la fiesta futbolera, aun así, les ofreció una cálida y generosa bienvenida, augurándoles estrechar los lazos de amistad y cordialidad, en los intereses comunes que los identifiquen.

El estado de Catar se encuentra ubicado en la península del mismo nombre, con una extensión de 11.586 Km2 y cerca de 2,7 millones de habitantes, donde apenas un 10% corresponde a habitantes originarios, únicamente el 28% son mujeres. Durante siglos fue un lugar olvidado y apenas mencionado por algunas citas históricas de relevancia anecdótica. Su posición estratégica en el golfo pérsico determinó un punto de tránsito portuario obligatorio. Entre los siglos IV y VI de nuestra era, las tribus que allí habitaron tuvieron una orientación religiosa cristiana y de allí proviene el único santo apostólico y romano de origen catarí: Isaac de Nínive, quien vivió justamente en la transición al islamismo luego del año 700.

Las adversidades para sobrevivir en este territorio, los transformaron estoicamente a ejercer un estilo de vida adaptativo. Con el paso de los siglos y antes del inicio de la II guerra mundial, en la etapa de dominio inglés, se consideró explorar en la búsqueda de petróleo. Desde 1935 y por catorce años se adelantó esta fervorosa tarea, otra más de las innumerables aventuras realizadas. El fin de esa última guerra entre europeos como protagonistas de una barbarie en extremo, reacomodó la geopolítica del mundo árabe y pasó casi desapercibida la existencia y producción de petróleo y gas en el nuevo territorio libre de Catar, hito logrado a finales de la década del sesenta del siglo pasado.

En un periodo de tres décadas, ocurrieron eventos vinculados entre la tenacidad local de una familia líder con sus coterráneos y una organizada gestión diplomática hacia occidente, visible con el nuevo poder económico proveniente del petróleo, lo cual consolidó una suerte de círculo virtuoso. La vitrina que el mundial le está permitiendo a todas las naciones del planeta conocer sobre Catar, despierta distintos sentimientos, algunos de admiración, otros de asombro y muchos de profunda envidia. Se lee tanto en los análisis serios, como en el retrete de las redes antisociales, calificaciones donde se enfatiza que son unos nuevos ricos, que son violadores de los derechos humanos, que pretenden ostentar y humillar a todo el resto de humanidad por su desproporcionada riqueza… La lista de improperios y despotricadores es extensa. Mucho odio y veneno contra personas que ni conocen.

Muchos olvidarán su resentimiento transitoriamente a la hora de ver el fútbol, indudablemente el mejor espectáculo del mundo. Incluso el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, recurrió a una decidida defensa del mundial catarí cuestionado, utilizando como as bajo la manga, un espejo de realidad, colmado de la propia hipocresía europea y occidental cuando discriminan, esclavizan y propician guerras para que las personas se maten, entre sí y en hermandad, mientras por defecto y sin proponérselo de manera alguna, venden armas, reconstruyen naciones enteras y reordenan territorios con liderazgos manipulables.

Realmente ventilar miserias de otros para ocultar las propias, resulta como la trayectoria del bumerán lanzado, desconociendo que su lugar de origen y destino es el mismo. El himno nacional de Catar, involucra tres elementos esenciales, a Alá (Dios islámico), a Mahoma (Su profeta) y los opuestos de guerra y paz, representados por los halcones y las palomas, respectivamente. Sus ancestros, a diferencia de los nuestros, son sus aliados eternos en la tribulación, sacrificio y plenitud en la que se encuentran y mantienen religiosamente bajo las leyes espirituales y en la práctica cotidiana disciplinada. Tienen una conexión ancestral con el infortunio, que agradecen y no pretenden reclamar como un pasivo histórico que en el presente los mantenga en la senda de la infelicidad y miseria, como un ancla en su imaginario colectivo. Ellos no adquirieron esa nefasta tara. Por donde los veamos, esas condiciones de este lado del planeta, válidas para nosotros, son antónimas para ellos; no sólo aparentan ser felices y prósperos, evidentemente lo son, además generosos.

¿Cuántos países a los que Infantino se refirió, han admitido siquiera el 10% de otras personas que buscan afanosamente y por razones de sobrevivencia, surcar un mar, atravesar una frontera imaginaria o alambrada, para alcanzar una remota opción de vida, así sea en condiciones desventajosas o convirtiéndose para siempre en personas de segunda, tercera o cuarta categoría? Tal como lo indicó su líder, somos diferentes y a pesar de esto, bienvenidos a su paraíso, así para algunos occidentales sea un asco. Lo extraño del ejercicio, es que ellos con su forma de vivir, no pretenden que seamos semejantes a ellos, ni que renunciemos a nuestras creencias religiosas, dependencias sociales y penurias económicas; pero nosotros, que no podemos dar ningún ejemplo altruista o referente de mayor estatura; sí pretendemos criticarlos, reducirlos y convencerlos que sean como nosotros.

Quizás en la forma de jugar al futbol, definir una estrategia y ganar siempre, tengamos mucho por enseñarles. Bueno, ahí tampoco somos un ejemplo a seguir. Otra cuestión que no cuadra muy bien, es que la exuberante vegetación, el agua ilimitada y los suelos fértiles están por aquí, mientras que allá solo hay desierto y soledad.            

Cofundador y Director Ejecutivo de XUA ENERGY | bgaravito@xuaenergy.org|www.xuaenergy.org

Presidente Veeduría Ciudadana PAILITAS6000PIES | presidente@pailitas6000pies.co | www.pailitas6000pies.co

Las opiniones expresadas por el autor no reflejan necesariamente el enfoque, propósitos e interés tanto del medio digital que las publica, como de las instituciones de las que hace parte y con las que interactúa habitualmente.

GacetaRegional

Medio de comunicación digital del Nororiente Colombiano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.