XISMA. La Rebelión de las Ratas (I)

Por Benjamín Alexis Garavito Linares*

El escritor colombiano Fernando Soto Aparicio dio a conocer hace 59 años en una de sus más crudas obras la existencia de un mítico Timbalí, algo quizás análogo al Macondo Garciamarquiano y con un protagonista heroico, representado por Rudecindo Cristancho, campesino humilde, abnegado y quien por circunstancias adversas, termina protagonizando una revuelta que lo convierte en un líder inesperado en medio de un caos irremediable, donde además se describe la inequidad en el negocio del carbón en una época donde la institucionalidad del estado parecía inexistente para ciertos lugares, negocios y personas a cargo.

Justamente en la presente semana el presidente colombiano en una declaración pública se refirió como “ratas de alcantarilla” a algunos contratistas que “presumiblemente”  estaban simulando entregar las canastas de alimentos para los niños que están como beneficiarios del programa alimentario en el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar-ICBF, donde a través de un algoritmo que viene utilizando la Contraloría General de la República-CGR, se hizo este hallazgo para un número que superaba las 80.000 canastas y sus destinatarios.

En las declaraciones de la directora del ICBF, indicó que se tomarán medidas ejemplares en contra de estos contratistas, aunque advirtió que mientras no se hubiese recibido el soporte o planilla de entrega del recibido consistente, no se girarían los recursos correspondientes a dichas canastas de alimentos. También conocimos que en el aeropuerto El Dorado de Bogotá se había capturado a un senador de la república por parte de la Corte Suprema de Justicia, quien profirió dicha orden con ocasión de un “supuesto” soborno por parte del legislador a un juez de la república años atrás para influenciar un fallo a favor de un recomendado con un pago de 200 “barras”, como se dice en la costa caribe colombiana a 200 millones de pesos.

Adicionalmente y coincidente, los medios noticiosos indicaron que tanto el Ministro de Salud, como el presidente de ECOPETROL, desacataban fallos de tutela, por causas que los obligaban a cumplir con decisiones en sus ámbitos institucionales y públicos; desconociendo las providencias que la justicia emite autónoma e independiente en nuestro país, que es constitucionalmente un estado de derecho. Son apenas cuatro casos de muchos que diaria y semanalmente llegan a la superficie porque una entidad de control, un periodista o un juez, hizo su trabajo y como resultado se tiene una consecuencia que afecta a quienes por diferentes razones, pensaban hasta ese instante, que estaban por encima de la ley.

No obstante lo anterior, que corresponde a lo que alcanza a verse en la superficie, no significa una garantía en la aplicación definitiva de la ley; dista mucho de una condena, excepto en las tutelas que pueden por su incumplimiento, llevar a los funcionarios públicos en este caso indicado a un arresto domiciliario leve de algunos pocos días y una sanción monetaria. En los otros casos debe operar el debido proceso, las garantías del inculpado y demás “artificios” que ampliarán plazos, aletargando los ánimos de los indiciados, los investigadores, el juez y el público. Todos, posiblemente, terminen olvidando el titular y su contenido procesal, igualmente.

Entre esa superficie temporalmente fugaz, la capa es casi inteligible y es similar a la lámina iridiscente que deja el aceite sobre el agua. Más en lo profundo, en esta circunstancia, se mantienen como en un estado gravitacional indefinido todos esos titulares que alguna vez salieron a la superficie y fueron la noticia de ese momento, quedando allí como en un limbo incierto, sin interesados en que retornen a la luz donde serían visibles nuevamente. Muy en lo profundo, como unos auténticos “Titánic”, están todos esos casos que luego del estado límbico por el que pasaron, obtuvieron un mayor peso y sucumbieron en las profundidades, algunos teniendo un doble naufragio al quedar inmersos para siempre en las movedizas arenas del zócalo de la impunidad total.

Este estado de situación es la nueva “rebelión de las ratas”, que luchan hasta su última mordida, rasguño y fetidez, por sobrevivir, más por evitar el escándalo, que por rigor institucional, que es una tenue caricia que las espanta de los agujeros, cloacas y resquicios por donde se escurren. Este especimen sabe que el diseño institucional es vulnerable y construido para que sus movimientos estén seguros, evitando caer en las trampas que algunas veces aparecen, pero que ya son fáciles de sortear.

Desde hace décadas las declaraciones como “hecha la ley, hecha la trampa” o “el que no tranza, no avanza”, “el vivo vive del bobo” y una serie de parafraseo inaudito similares, para algunas personas son verdaderos cánones de conducta. Retornando a la afirmación del primer mandatario colombiano, es importante comprender que si en una casa hay “ratas”, estos sí como los mamíferos roedores conocidos por todos, es porque los moradores lo permitieron debido a condiciones inapropiadas de higiene, o porque no utilizaron barreras como los plaguicidas, trampas mecánicas, eléctricas o incluso porque no gustan de los gatos.

Avanzamos hacia un estado fallido y profundo donde las propias reglas creadas, con fundamento en la Constitución, no solamente se deshonran continuamente, sino que la misma institucionalidad se debilita con cada embate, con cada nuevo hallazgo, con cada persona y funcionario que hace parte del redil de los tres monos sabios y, además, en ejercicio pleno de esas facultades. Aunque exista una capa cada vez mayor de sedimentos en esa profundidad informe de adversidad, no se debe desfallecer, hay que insistir, persistir y no desistir en la causa de la verdad, el orden y la justicia. También hay que buscar un buen gato. 

Cofundador y Director Ejecutivo de XUA ENERGY. bgaravito@xuaenergy.org|www.xuaenergy.org

GacetaRegional

Medio de comunicación digital del Nororiente Colombiano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido !!