22 de septiembre: Día Mundial de la Leucemia Mieloide Crónica

Desde 2011, el 22 de septiembre fue declarado Día Mundial de la Leucemia Mieloide Crónica (LMC). En el 90% de los pacientes con esta enfermedad existe un cambio genético entre los cromosomas 9 y 22, dando lugar al llamado cromosoma Philadelphia. La Sociedad de Lucha contra la Leucemia y el Linfoma, LLS, determinó que “la Leucemia es el término general que se usa para referirse a algunos tipos distintos de cáncer de la sangre”.

De acuerdo con la Sociedad Americana contra el Cáncer, la enfermedad afecta con mayor frecuencia los glóbulos blancos, sin embargo, se presentan algunos casos de leucemias que comienzan en otros tipos de células sanguíneas. Cabe destacar que la enfermedad se describe como aguda (crece rápidamente) o crónica (crece lentamente).

Según el reporte de Globocan de la Organización Mundial de la Salud, OMS, “en 2018, más de 300.000 personas en todo el mundo murieron de Leucemia”.

Por otra parte, la Organización Nacional de Enfermedades Raras, NORD, afirma que la leucemia mieloide aguda, LMA, es la forma más común de leucemia aguda en adultos y representa aproximadamente el 80% de las personas con leucemia aguda. En los Estados Unidos, se estima que 3-5 personas por cada 100.000 en la población general tienen la enfermedad. Más de la mitad de las personas diagnosticadas con LMA tienen 65 años o más. La enfermedad afecta un poco más a los hombres que a las mujeres, y ocurre con una frecuencia ligeramente mayor en personas de ascendencia europea.  Mientras que la Leucemia Mieloide Crónica (LMC) está presente en un 20% de todas las leucemias que afectan a los adultos, afectando de forma rara a adolescentes o niños.

Tipos de leucemia

Existen cuatro tipos principales de leucemia, y estos tienen como característica en común que comienzan en una célula en la médula ósea, la cual sufre un cambio convirtiéndose en un tipo de célula de leucemia.

La Sociedad de Lucha contra la Leucemia y el Linfoma, determina que, la aparición de la Leucemia mieloide aguda (LMA) y Leucemia linfoblástica aguda (LLA) se da cuando “la célula original de leucemia aguda pasa a formar aproximadamente un millón de millones más de células de leucemia. Estas células se describen como no funcionales y causan una disminución de la cantidad de nuevas células normales producidas en la médula, lo cual da como resultado conteos bajos de glóbulos rojos (anemia), conteos bajos de plaquetas (riesgo de sangrado) y conteos bajos de neutró­filos (riesgo de infección)”.2

Por otro lado, la Leucemia mieloide crónica (LMC) se presenta cuando la célula de leucemia que origina esta enfermedad produce células de la sangre (glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas) que funcionan muy parecido a las células normales. Sin embargo, la cantidad de glóbulos rojos disminuye, dando como resultado la anemia. Pese a que los glóbulos blancos son casi normales en su forma de funcionar, aumentan en número, lo que puede ocasionar graves problemas si no se obtiene tratamiento, ya que este aumento puede producir que el flujo de sangre disminuya y la anemia se pueda complique.2

Y, por último, la Leucemia linfocítica crónica (LLC)se caracteriza porque “la célula de leucemia que inicia esta enfermedad produce demasiados linfocitos que no funcionan” las cuales sustituyen a las células normales de la médula y de los ganglios linfáticos, y no permiten que los linfocitos funcionen de forma normal., lo que debilita la respuesta inmunitaria del paciente. Este aumento de células de leucemia, ocupa el espacio de las células normales que se producen en la sangre y ocasionar una disminución de glóbulos rojos, lo que produce anemia.2

Yolima Méndez, presidenta de la Fundación Colombiana de Leucemia y Linfoma, Funcolombiana, hizo un llamado sobre la importancia del diagnóstico oportuno de la enfermedad, así como del control y manejo adecuado, pues “cuando la enfermedad está controlada y el paciente no tiene inconvenientes con su tratamiento, pasa a un segundo plano en su vida. Contrario a esto, cuando el paciente tiene problemas para acceder al tratamiento o la enfermedad no está debidamente controlada, esta se convierte en un eje central de su vida, que afecta sus emociones”.

Teniendo en cuenta que es vital el diagnóstico, control, así como el manejo adecuado y oportuno de la enfermedad, María Fernanda Velasco, directora médica de Pfizer Biopharmaceutical Group para Colombia y Venezuela asegura que “el área de oncología de Pfizer reconoce las importantes necesidades médicas insatisfechas en las terapias relacionadas con los cánceres en la sangre y desde hace más de 8 años trabaja para combatir este tipo de trastornos en el mundo. Nuestra profunda experiencia en la comprensión de la ciencia nos ha permitido desarrollar terapias innovadoras que ayudan a mejorar los resultados de las personas que viven con leucemia y linfoma”.

Indicadores en el país

El Fondo Colombiano de Enfermedades de Alto Costo, registra que “desde el año 2015 al 1 de enero de 2019 para la leucemia linfoide aguda, LLA, se reportaron un total de 1.191 pacientes adultos, con mayor presencia en los departamentos de San Andrés, Caquetá y Antioquia, asimismo, los departamentos con la tasa de mortalidad más alta en adultos con LLA fueron Cauca, Casanare y Valle del Cauca.

En cuanto a leucemia mieloide aguda, LMA, se registraron un total de 1.047 casos reportados en personas mayores de 18 años, siendo los departamentos de Antioquia, Caquetá y la ciudad de Bogotá los que mostraron la proporción de casos nuevos reportados más elevadas del país. La tasa de mortalidad en personas con LMA se estimó en 0,56 casos por cada 100.000 habitantes adultos encontrándose que, en los departamentos de Risaralda, Chocó y Santander se observan las cifras más altas”.

(Imagen Fundación Fundayama)

GacetaRegional

Medio de comunicación impreso y digital del Nororiente Colombiano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *